domingo, 24 de abril de 2011

LA PALABRA CREATIVA

“En el principio existía la Palabra...”
“Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe.”
Evangelio según San Juan (Capítulo 1 versículos 1 y 3).


La palabra tiene la capacidad de crear mundos, todos los cuentacuentos lo sabemos.  Ella vive dentro nuestro y nos construye nombrándonos mientras decimos todas las cosas. Apenas la soltamos engendra imágenes, olores, sabores; tal es su poder. Por eso,  cuando contamos un cuento realizamos un acto creativo. La palabra que sale de nosotros lo hace llevando la impronta de nuestra voz, de nuestras emociones, genera espacio y tiempo, ese tiempo y ese espacio que será habitado por el que escucha, quien otorgará a lo dicho nuevos significados.

En el momento en que un cuentacuentos entra en acción se recrea a sí mismo a través de la palabra y comparte ese “nuevo nacimiento” con otros. Es esa la razón por la que jamás contamos un cuento de la misma forma, porque, sencillamente, nunca somos  los mismos. Algo cambia cada vez, aunque sea un mínimo detalle: se encienden nuevas luces, se iluminan viejos rincones, se abren otras ventanas que hacen que la historia crezca. Y el cuentacuentos crece con ella.

Cada descubrimiento tiene como inexorable consecuencia una transformación; así el narrador oral participa en forma activa de lo único permanente que nos ofrece la vida: EL CAMBIO.

                                  Silvina Felice



No hay comentarios:

Publicar un comentario