martes, 30 de noviembre de 2010

Clase introductoria a los talleres de Narración Oral 2011

}
El martes 30 de noviembre tuvo lugar la clase abierta introductoria a los talleres 2011 de GrataPalabrA. La lectura de un bello texto de Pablo Neruda fue el disparador para desarrollar una serie de sencillos ejercicios destinados a despertar el narrador oral  que todos llevamos dentro. La palabra fluyó con naturalidad  entre los asistentes y se disfrutó tanto de decirla como de escucharla. El juego fue una constante y a través de él conectar intimamente con la emoción fue sencillo y altamente gratificante.
¡¡Gracias a todos los que participaron de esta experiencia!! Los esperamos en marzo para el inicio de los talleres. Un abrazo.
                                                                            Silvina Felice

domingo, 7 de noviembre de 2010

La GrataPalabrA del mes

EL AMENAZADO
Jorge Luis Borges

Es el amor. Tendré que ocultarme o que huir.
Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. La hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única. ¿De qué me servirán mis talisma­nes: el ejercicio de las letras, la vaga erudición, el aprendizaje de las palabras que usó el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena amis­tad, las galerías de la Biblioteca, las cosas comunes, los hábitos, el joven amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche intemporal, el sabor del sueño?

Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo.
Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hom­bre se levanta a la voz del ave, ya se han oscurecido los que miran por las ventanas, pero la sombra no ha traído la paz.

Es, ya lo sé, el amor: la ansiedad y el alivio de oír
tu voz, la espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.
Es el amor con sus mitologías, con sus pequeñas magias inútiles.
Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.
Ya los ejércitos me cercan, las hordas.
(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)
El nombre de una mujer me delata.
Me duele una mujer en todo el cuerpo.

Tomado de”Palabras escritas para vos” – Ministerio de Educación – Presidencia de la Nación – Buenos Aires, 2009

Texto incluído en “El oro de los tigres”.
® Jorge Luis Borges
Nació en Buenos Aires en 1899, y murió en Ginebra, Suiza, en 1986. Es uno de los autores más considerados y admirados del mundo entero. Perteneciente a una familia muy culta, vivió algu­nos años de su«juventud en Europa. Lentamente, y como su padre, fue perdiendo la vista. En 1955 fue nombrado director de la Biblioteca Nacional. Su obra completa es fundamental para la lite-atura argentina, y algunos de sus cuentos más populares son: El sur, Funes el memorioso, ElAleph, El hombre de la esquina rosada.

TE DOY MI PALABRA 9 - El Festival Internacional de Cuentacuentos más largo de la historia de la narración oral

Por Claudio Ledesma

Fragmentos tomados de "Agenda Semanal" con autorización del autor.

Sí, fueron dos meses y medio.
Abarcamos 14 extensiones en 14 provincias, para el año que viene se tienen proyectadas 18 provincias y una sorpresa que la sabrán al final. O sea que Te doy mi palabra, Festival Internacional de Cuentacuentos no sólo sigue creciendo, sino que llevamos la narración oral a provincias dónde nunca antes había existido el género, como Jujuy por ejemplo.
 
Además que el Instituto Nacional de Teatro haya incorporado a la narración oral como nuevo género artístico, ha sido el mayor logro conseguido por este Festival.
 
Cuando allá en el año 2001 decidimos llevar el género a los teatros, porque estábamos convencidos de su carácter artístico y, por lo tanto, de su autonomía, de una identidad que lo distingue género tanto de la escritura literaria, de  los libros, la promoción a la lectura, etc., etc. etc.
Fue así que tomamos las principales salas de teatro de cada zona, porque queríamos un público autentico, virgen, que descubra y se enamore de este hecho teatral. De esa forma jerarquizar el arte de contar cuentos.
 
Parte de los invitados de esta novena edición, comenzaron en Córdoba. Allá a mediados de agosto, con el Festival de la localidad de Porteña y más tarde con Cuentopalabra, en sus tres formatos: encuentro, festival y foro teórico.
 
Te doy mi palabra 9 inició en Buenos Aires, del martes 14 al lunes 20 de septiembre, participaron en esta edición: María Eugenia Márquez y Juan Carlos Pinto de México, Miguel Fo, Javier Escudero y José Miguel García Sánchez de España, Elvia Pérez de Cuba, Roberto Espinal de Bolivia, Jonathan Lennis, María Teresa Agudelo, Mayerlis Beltrán y Fernando Cárdenas de Colombia, y Enrique Argumedo de Perú. La provincia de Misiones estuvo representada por Gricelda Rinaldi y Olavarría por Maribel García, Mónica Badoglio y Silvia Farña.
 
Agradecemos el apoyo de la Dirección de Arte y Cultura de la Municipalidad de Morón, El Teatro Gregorio de Laferrere, la Secretaría de Cultura y Educación de la Plata, la Boutique del libro de San Isidro y el Espacio Disparate Violeta de Lanús.

Gracias a los municipios que no nos apoyaron porque pudimos darnos cuenta que el Festival se sostiene solito, que es un hijo muy independiente y maduro. Que a veces se nos escapa de la mano y hace lo que quiere, como ser por ejemplo en la función de cierre. Aquí como padre, me toca pedir disculpas por el desborde. Seis horas antes del horario de la función de cierre ya no quedaban entradas, se habían vendido casi doscientas localidades.
 
¿Pero saben un secreto?
Este hijo creció tanto gracias al amor y al trabajo de Cristina Villanueva, Marta Millicay, Liliana Bonel, Claudio Pansera, Hugo Corrias y de los nuevos padres que se hicieron cargo más que nunca: Carlos Maps, Juan Ignacio Jafella, Lili Bassi, Marita von Saltzen, Raúl Cuevas, Vivi García y Betty Ferkel.
Así finalizamos en Buenos Aires el lunes 20 de septiembre.
 
En el medio de tanta felicidad, como todos los años, se llevó a cabo la extensión a Santa Fe, Liliana Bonel, Sasa Guadalupe y el Grupo Primigenius fueron los enviados a representar a Te doy mi palabra en esa provincia.
 
El  martes 21 de septiembre la primavera se anunció, el grupo se dividió y fueron a perfumar la extensión de Olavarría y los museos de los pueblos María Eugenia Márquez (México), Elvia Pérez (Cuba), José Miguel García Sánchez (España), Javier Escudero (España), Alejandra Oliver Gulle (Córdoba) y Eduardo Chaves (Córdoba). Todos iluminados por la compaña de Luz Marina Zambrano, esposa de Javier Villafañe y de la mano de Maribel García, mi cómplice.
 
Mientras otro grupo nos íbamos al sur, a la extensión de Chubut en Comodoro Rivadavia.
Miguel Fo (España), Roberto Espinal (Bolivia), Jonathan Lennis (Colombia), Juan Carlos Pinto (México), todos escoltábamos a nuestra única flor: Gricelda Rinaldi (Misiones).
Allí las funciones se desarrollaron en centro culturales, salas de teatro y escuelas,.
Natalia Salvador fue nuestra elegida para llevar adelante la logística. Una logística impecable y hermosa, como ella. Llena de colores, como la primavera
 
El sábado 25 de septiembre volamos del sur al norte.
Todos nos reencontramos para iniciar nuestro recorrido por el noreste argentino.
A este grupo se sumaron tres colombianos más, Javier Ceballos, Mayerlis Beltrán y Fernando Cárdenas para Chaco y Corrientes. En estas dos provincias por primera vez se realizó Te doy mi palabra, Festival Internacional de Cuentacuentos, de esa forma quedaron incorporadas como nuevas extensiones.
Luego en Misiones la familia siguió creciendo porque se incorporaron Alicia Perrig de Córdoba, Monchi Zonis de Entre Ríos y Karina Hermida de Uruguay.
Este año, esta extensión bajo el nombre de "Tutú Marambá" dio un salto importante, funciones infantiles con 400 niños y funciones para adultos a sala llena. También se llevo el Festival a espacios no convencionales como ser cárceles, institutos de menores y el cierre tuvo lugar en las ruinas de San Ignacio.
¿Qué más se puede pedir?
Ir a Cataratas.
Y como a mi los sueños siempre se me convierten en realidad, el año que viene llevamos el Festival además de Posadas, a El Dorado y por supuesto, a las Cataratas de Iguazú.
Gricelda Rinaldi, mi partener, puede dar fe que estoy trabajando en ello.
 
 
Luego regresamos todos a Buenos Aires a sacar la ropa sucia de la valija y volver a cargarla con ropa limpia.
¿Por qué?
Porque a Elvia Pérez, Miguel Fo y José Miguel García Sánchez, lo esperaban en la Feria del libro de Chos Malal, Neuquén.
 
Y a mí en el Congreso Internacional de Literatura Infantil organizado por el Centro Cultural de España en Santiago de Chile. Sin contar que antes tuve que pasar por Osorno, Puerto Varas y Puerto Mont a realizar talleres y funciones. Pero ese es otro cuento maravilloso.
 
 
En el noroeste argentino la directora artística convocada por mí para coordinar las acciones con Tucumán, Salta y Jujuy fue Patricia García y el grupo "Los cuenteros: narradores tucumanos", integrado por Soledad Pereyra, Alejandra Jiménez y Daniela Villalba. Un espectáculo para los ojos estas sacerdotisas de Onan.
Lo interesante de Jujuy fue que nunca había llegado ningún cuentacuentos, quizás porque es la última provincia, siempre es un poco olvidada. Nosotros éramos los primeros.
La logística estuvo a cargo de Erwin Sebastián Ruiz y su grupo de teatro. Fue interesante porque todos los participantes de los talleres eran jóvenes actores profesionales que llevan adelante el movimiento teatral en Jujuy.
Ellos mismos, sus alumnos y el público acudía cada noche a las funciones en la sala.
Funcionó tan bien el Festival allá, que para el año próximo están proyectadas como sedes de esa extensión Tilcara, la Quiaca y Humahuaca.
 
 
 El Festival era una fiesta, una verdadera fiesta donde cada día compartíamos y nos reencontrábamos con colegas, con el público, con amigos, en geografías y climas tan diversos. Pero el acto fue siempre el mismo, la entrega fue la misma.
 
El jueves 4 de noviembre parto para Bahía Blanca, junto con Elvia Pérez porque Maryta Berenguer nos invito al Encuentro de Narradores Orales que organiza allá.
Luego en 15 días parto para Cuba para la segunda versión de Cuenta Habana y a mediados de diciembre, nuevamente a Chile, al "Ciclo de Video Conferencias" que se proyectan al mundo sobre Literatura Infantil organizado por la Biblioteca de Santiago.
   
 
PD. El año que viene celebramos la edición número 10 de Te doy mi palabra, Festival Internacional de Cuentacuentos. 10 años de Festival, así que pensamos tirar la casa por la ventana, 18 provincias serán sedes y además un país, Chile.
Sí, llevamos Te doy mi palabra 10, Festival Internacional de Cuentacuentos a Chile, se realizará en Santiago, Valparaíso, Viña del Mar y San Felipe.

 CLAUDIO LEDESMA
Representó al país en Festivales Internacionales de Narración Oral de Chile, Uruguay, Colombia y México. Coordina el taller y seminario Rayuela, el arte de contar cuentos a nivel privado y en distintas universidades. Fue narrador contratado por la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares, por la Dirección General del Libro y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Creó y dirige la publicación Te doy mi palabra: noticias de los cuentacuentos y es Director del Festival Internacional de Cuentacuentos de Argentina.
Todas las noches cuenta cuentos en el micro "Dulces Cuentos" que se emite por Canal 2 de Villa Gesell.
Trabajó como narrador oral para las empresas Raimos y Craver Olanis.
Es docente de narración oral contratado para el Diplomado de Expertos en Literatura Infantil y Juvenil que se imparte en Universidades de Chile, Perú, Brasil y Colombia. 

lunes, 1 de noviembre de 2010

Los entierros de los Murilllas

Premio Especial de Monólogo Teatral Hiperbreve - Concurso Internacional de Microficción “Garzón Céspedes” 2008. (Enviado gentilmente por Francisco Garzón Céspedes para GrataPalabrA).


Autora: Marianela Alegre - Santa Fe - Argentina -

La actitud del actor es jocosa, el discurso es rápido haciéndose más lento hacia el final, el tono ácido, las frases entre paréntesis indican una acentuación del mismo.

HOMBRE:

Con los entierros los Murillas hacemos como con los casamientos, vamos todos aunque sepamos que vamos a llegar para cuando estén sellando el cajón, que es el momento más dramático.  Es que a nuestros muertos les gusta dejarnos a cada quien lo suyo.

Ni bien recibimos la noticia, trepamos a los automóviles y viajamos.  Como para el funeral de mi viejo, en el que además viajó él (sus cenizas, se entiende), en una cajita pesada, sobre el asiento del auto, escuchando putear a mi hermano por la neblina, pelear a mis sobrinos con mis hijos, viendo comerse las uñas a mi hermana, que se la pasó revoleando el permiso de circulación que nos dieron en el cementerio en cada caminera que cruzábamos (aunque nadie nos pedía nada) y lloriquear un poquito a mamá, como corresponde a toda viuda decente.

Como decía, viajamos todos por no llega tarde a la repartija, no de los campos, porque a los campos los perdió el bisabuelo Ramón por negarse a pagar los impuestos, sino del muerto, y es que, mientras todo ocurre: el desfile de amigos, vecinos, “sandwichitos” y colados, nos reímos de todas las que hizo el finado. Nos reímos tanto que se nos caen las lágrimas, es por eso que parece que lloramos, nos reímos, porque no somos muy amigos de las lamentaciones y además porque nos gusta poco llorar. Pero sobre todo, porque en nuestra familia los muertos tienen un compromiso con los vivos: el de repartirse entre los que quedan, y es el que aparentemente se fue el que nos hace reír, cuando se nos adentra despacito, para dejarnos alguno de esos gestos que se repiten una y otra vez en mi familia, alguna de esas frases que pasan de tías a sobrinas, esa manía de pasarse las manos por el flequillo o de tocarse las bolas a cada rato, que tuvo que venir a heredar mi hijo. De esa forma nuestros muertos se quedan vivitos y coleando en cada uno de nosotros, y al cementerio, sólo llevamos la caja sobre la que llora, de risa, también el finado.