jueves, 7 de octubre de 2010

Sobre el arte de narrar cuentos

Por Silvina Felice

“Lo peor es él vértigo. En el vértigo no se dan frutos ni se florece… En el vértigo todo es temible y desaparece el diálogo entre las personas: no hay tiempo. Lo que nos decimos son más cifras que palabras, más información que vida.”

       Ernesto Sábato (La Resistencia)



Vivimos una época en la cual todo pasa muy rápidamente, donde hay una sobreabundancia de imágenes visuales que nos bombardean desde diferentes lugares y la palabra ha sido reducida en su uso a lo necesario para funcionar en esa cotidianeidad.  La narración oral de cuentos instala un tiempo diferente en medio del vértigo al que alude Sábato. Un tiempo blando, sin urgencias, que fluye naturalmente en la voz del narrador.

 La palabra recupera en él la belleza que le niega la prisa y es así fuente de disfrute, tanto para quien la dice como para quien la escucha. Brilla para ambos con todo su poder,  despertando sensaciones, emociones y haciendo posible una comunicación real, profunda. Pronunciada en este contexto es semilla que cae en buena tierra. Quien la da y quien la recibe son transformados por ella, enriquecidos con nuevos significados. Porque esta viva engendra vida. La voz del narrador se convierte  en portadora de lo luminoso y sagrado que tiene la palabra y la comunicación es, entonces, verdadera comunión.

 Todos lo que hemos contado y oído historias podemos dar fe de esto. Desde mi rol de narradora lo ratifico y agrego que, contar cuentos a viva voz, es una experiencia liberadora, dado que nos permite soltar en presencia del otro nuestras emociones, nuestras sensaciones, nuestro cuerpo (que habla y mucho). Y cuando nos sentimos libres para decir y hacer nos sentimos libres para ser. Al ser libres para ser, la barrera que nos separa de los demás desaparece posibilitando que el público se identifique con el narrador y su historia.

  Y así la palabra, rescatada del vértigo que la empobrece, vuelve cumplir con su tarea por excelencia: la de acercarnos.

                                                                                                

No hay comentarios:

Publicar un comentario